Artículos

BIOGRAFÍAS: Gustavo Francisco Petro Urrego.

GUSTAVO FRANCISCO PETRO URREGO

Bajo el signo de fuego Aries, Gustavo Francisco nació el 19 de abril de 1960, último día disponible para agregarse al símbolo de mando y fuerza. Desde muy temprana edad participó en obras colectivas como Carta al Pueblo y Gabriel García Márquez, periódico y centro cultural fundados respectivamente en el colegio de La Salle de Zipaquirá.

Esta razón le sirvió mucho para juntarse a los 16 años con sus primeras diligencias políticas en las reuniones con los movimientos sindicalistas y obreros del lugar. Alcanzó uno de los mejores puntajes en los exámenes de Estado; al siguiente año, ingresó al grupo militar de Centro Izquierda M-19, hecho por el cual ha sido fuertemente cuestionado.

De ‘pelao’ visitó kínder y primero de primaria unos cuántos meses. Su genialidad era tan pronta para los cursos mencionados y, así como ganó detrás de gafas y con libro en mano estas promociones, así de sorpresa fue su membrado puesto en las directivas de la guerrilla colombiana. Conocido como ‘Aureliano’, tal como el personaje de Cien Años de Soledad, paseó por el movimiento hasta tomar fuerza como el más joven de los cinco miembros que tenía la Dirección de la Región Central.

Su trabajo social no acabó allí; en el transcurso de su estadía ocupó cargos, elegidos por el pueblo que lo estimó, como Personero de Zipaquirá, y concejal independiente del mismo durante los años 1980 y entre 1984 y 1986 correspondientemente. Su ideología siempre se ha destacado por defender a las mayorías, por lo que ayudó a las familias desplazadas que llegaban al municipio. Fue entonces que construyó un barrio llamado ‘Bolívar 83’, mismo lugar donde fue apresado por el ejército luego de divulgar su alianza con el equipo rebelde.

Como novela ficticia vivió su pasaje por la prisión durante 18 meses, en la cual sufrió tortura por miembros del ejército no más de diez días, tiempo después de hacer pública su militancia. La libertad lo tomó en sus brazos en marzo del 87’ y en agradecimiento volvió a la lucha en el proceso de desmovilización.

A partir de su asesoría económica de la Asamblea Nacional Constituyente, Petro marca su antes y después de la legalidad. A partir del acuerdo entre el Estado y las filas del Eme, la población de Cundinamarca los apoyó, razón por la cual Gustavo terminó como representante a la Cámara en 1991, en compañía de la Alianza Democrática M19.

El panorama de estos personajes no es lejano al presente continuo de los miembros de las FARC. Su persecución provocó el nombramiento diplomático en Bélgica, acto en el que se sintió derrotado. No obstante, sus ganas fueron cultivadas con el diplomado en estudios especializados en Desarrollo, Población y Medio Ambiente de la Universidad Católica Lovaina, así como un doctorado en Nuevas Tendencias en Administración de Empresas en la universidad pública española de Salamanca, el cual sigue sin culminar. Sus cosechas dieron fruto en 1997 cuando regresó al país y al año fue elegido a la Cámara de Representantes por Bogotá, hecho que reanudó en 2002.

Este economista de la Universidad Externado de Colombia empezó la guerra fría contra la oposición en el Congreso con debates como la repartición de dineros del Fondo DRI para la mermelada, las quiebras del Banco del Pacífico y la crisis del Hospital San Juan de Dios. Para el 2006 ya contaba con un puesto y muchos dedos para dar fuego a los escándalos más bárbaros de corrupción dentro del Congreso de la República. En este año dio su último debate en referencia al ‘terrorismo de Estado’, donde afirmó que el Gobierno eliminaba a sus contrincantes, para ser uno de los personajes del año tras denunciar a Salvador Arana y a Álvaro “El Gordo” García, quienes hoy disfrutan de los ‘pasadías’ de la prisión. La lista de méritos parece no acabar: la traición a sí mismo al abandonar el Polo Democrático, Partido que él ayudó a fundar, su discurso en contra de la parapolítica, en contra del paramilitarismo, la corrupción en la administración distrital y el carrusel de la contratación.

Sigiloso e imparcial, como lo muestra su apoyo al candidato de la extrema derecha para Procurador, Alejandro Ordoñez, ha seleccionado a sus contrincantes y ha salido ileso de los alcances nefastos de la política colombiana para llegar hoy a los grandes estrados nacionales a darle el ultimátum a la ilegalidad.

Entre literatura, libros e historias de rebeliones fusiladas, Gustavo Francisco Petro Urrego se presenta hoy como la tesis de una generación oprimida, la cual no renuncia a la posible transformación que nos promete este candidato. Leamos sus propuestas, conozcámoslas y analicemos si su ideología y visión van acorde a nuestros deseos en el siguiente LINK.

http://democracia20.com/2018/06/07/petro-vs-duque-estas-son-los-ideales-de-cada-candidato-cual-afina-mas/


 

0

LinaVinotinto


Deja un comentario